Zoea Mallorca ha tenido la suerte de poder asistir al rodaje del nuevo anuncio de la ONCE. La fundación más importante de España en la ayuda a los ciegos y discapacitados, prepara su nueva campaña de verano con un spot en el que aparece los fondos marinos de algunos de nuestros puntos de buceo más habituales.

Fue emocionante poder asistir y colaborar en un rodaje profesional de la mano de la productora Garlic y de Bluescreen, la empresa de producción audiovisual submarina más importante de nuestro país, responsable del rodaje de películas como “Lucía y el sexo”, “Lo imposible”, “Mar adentro”, “El orfanato” o “El espinazo del diablo”.

Zoea colaboró en el rodaje aportando parte del material necesario así como asistencia submarina durante las inmersiones. En el rodaje trabajaban decenas de profesionales del sector e intervinieron casi un centenar de figurantes, pero si algo nos ha impresionado de verdad, es el excelente trabajo de postproducción…, ¡cómo con unos pocos elementos de atrezzo y un buen trabajo de edición se puede reconstruir todo un barco hundido en el fondo mar!. Por algo se dice que el cine es la fábrica de los sueños…., y nosotros hemos visitado su trastienda. Acordaos de nosotros cuando veáis el anuncio en televisión.

Nacho Pardo
20130625_113728 20130625_113949 20130625_114026 20130625_115333 20130625_161149 20130625_161203 20130625_175827 20130625_191028 20130625_191051 20130625_195735 20130625_195805 IMG_8374 IMG_8384 IMG_8389 IMG_8413 IMG_8418 IMG_8452 IMG_8543 IMG_8622 IMG_8632

A lo largo de estos últimos años dedicados a la profesión de instructor de buceo, no han sido pocas las veces que me han preguntado cómo hago para que el buceo no me resulte repetitivo. Como todos los que nos dedicamos a esta profesión, yo acabo cada verano con no menos de 200 0 300 inmersiones. ¿Es factible mantener en todas y cada una de ellas un recuerdo imborrable? Con toda seguridad no. Pero lo cierto es que en una parte muy importante de las mismas, instructores y dive masters participamos en el que sí es un recuerdo imborrable para muchas personas. La mayor parte de la veces eso ocurre en la primera inmersión en el mar del curso Open Water o en los bautizos de buceo. Lo que para muchos de nosotros es una entretenida rutina, para ellos es una experiencia que no olvidarán el resto de sus vidas, de la misma forma que la mayor parte de los buceadores más expertos tampoco olvidamos nuestra primera inmersión.

Instructor de Buceo

No soy una persona que disfrute en exceso hablando sobre buceo. No sólo resulta complicado trasmitir lo que se siente en el mar, si no que en ocasiones resulta hasta incómodo. Es como revelar una parte íntima de nuestros recuerdos. Rara vez se es capaz de describir lo que uno siente buceando sin que esa descripción resulte pueril o en exceso edulcorada. Por supuesto que estas reticencias poco o nada tienen que ver con mis verdaderos sentimientos. Como cualquier apasionado del buceo, sigo encontrando momentos únicos en el mar. Siempre digo que bucear es exponerse a lo insólito…, no importa los años que lleves haciéndolo. Y cuando te expones a lo insólito, lo insólito simplemente puede ocurrir.

Pero, ¿qué hay de la rutina? ¿Qué hay de especial en esas inmersiones en las que nada nuevo aparece ante nuestros ojos? La mayor parte de las veces lo extraordinario está del lado del buceador a quien acompañas. Esa persona a la que con toda seguridad conoces sólo desde hace un par de días (o incluso horas) es la que está palpitando por la emoción. Es ella quien es presa de toda una mezcolanza de sentimientos, seguramente muchos de ellos encontrados. Es ese buceador novel al que le acabas de descubrir un mundo hasta ese momento desconocido para él quien está viviendo una experiencia única en la vida. Y ahí estamos nosotros. A su lado. En silencio somos partícipes de un recuerdo que retendrán durante años, si no toda la vida. Es triste reconocer que no podremos recordarles a todos, pero debemos consolarnos con que seguramente ellos no nos olvidarán jamás.

Diving Instructor

Al acabar la inmersión, el viaje de vuelta en barco es el momento de compartir experiencias. Mientras algunos se afanan por recoger el ancla y otros recogen su equipo, la mayor parte de ellos comentan la experiencia vivida. Por un lado tenemos a los buceadores más expertos cuyas conversaciones versan sobre los avatares de la inmersión, quizá sobre alguna cuestión referente al material, las especies vistas… Pero si uno se fija bien, siempre hay un buceador que no encuentra las palabras. Generalmente se encuentra agazapado junto a su equipo con una extraña sonrisa como mueca y una mirada perdida como respuesta. Casi con toda seguridad sabrás que ésa ha sido su primera inmersión. Su primera vez. No importa que nos haya pasado a nosotros, qué peces hayamos visto o que pequeña complicación hayamos podido sufrir…, nada podrá compararse con lo vivido por él o por ella. Nunca podremos volver a bucear por primera vez, pero al menos, algunos de nosotros, podemos participar una vez tras otra (aunque sólo sea como invitados) en esa primera vez. Y curiosamente, es ese nuevo buceador que se ha quedado sin palabras a quien me gustaría escuchar hablar. Pero de nada serviría, seguramente jamás podrá encontrar las palabras que describan lo que de verdad ha sentido en esa su única y verdadera primera vez. No importa ¿por qué habría de importar? En nuestro día a día los instructores debemos esforzarnos en garantizar la seguridad y diversión de nuestros buceadores y alumnos. Pero siempre tendremos el privilegio de ser los invitados de honor del que con toda seguridad será un recuerdo imborrable para aquellos que tienen la suerte de no haber buceado antes y se disponen a hacerlo por primera vez.

Nada nos hará volver nunca a esa nuestra primera vez, disfrutemos pues del honor de ser participe y cómplice de la primera vez de otros. Sea pues…

Nacho Pardo, ZOEA Mallorca

 

 

   diving-tauchen-mallorca-views0006 copia   Alexandra Cousteau, nieta del célebre oceanógrafo francés Jacques-Yves Cousteau, visitó Baleares durante el mes de marzo para apoyar la iniciativa de la organización Oceana, que propone la ampliación de la superficie del Parque Nacional de Cabrera en 9 veces la actual. El centro de buceo ZOEA Mallorca se sumó a esta iniciativa y sirvió de plataforma para la presente campaña de Oceana durante la visita de Alexandra Cousteau.

Flor Bibbó – ZOEA Mallorcadiving-tauchen-mallorca-views0007 copia

El Parque Nacional del archipiélago de Cabrera fue creado en 1991 y está compuesto por 19 islas e islotes, cubriendo una superficie total de 10.021 hectáreas, de las cuales 8.703 son marinas. Este espacio ha sido también declarado Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Lugar de Interés Comunitario (LIC), por lo que está incluido en la red Natura 2000. Además, está integrado en la red Z.E.P.I.M (Zonas de Especial Protección de Importancia para el Mediterráneo) del Protocolo de áreas marinas protegidas del Convenio de Barcelona desde el año 2003. 

La parte sumergida del parque representa un enclave mediterráneo típico con formaciones rocosas cubiertas de una enorme diversidad de algas rojas, verdes y pardas, y un sinfín de invertebrados, y sus cuevas sumergidas dan cobijo a peces, corales y crustáceos. Asimismo, las grandes extensiones de praderas marinas de Posidonia oceánica y Cymodocea nodosa juegan un importante papel en la fijación del sustrato para frenar la erosión de los fondos marinos, además de proporcionar alimento y protección a peces, moluscos, equinodermos y tunicados.diving-tauchen-mallorca-views0010 copia

 

HABITATS Y ESPECIES IMPORTANTES

Según un reciente estudio realizado por la organización Oceana en el área del Parque Nacional de Cabrera, existen numerosos hábitats representativos de gran importancia -como los bosques de Laminaria rodriguezii, especie endémica del Mediterráneo, las extensiones de coralígeno y los fondos de maërl- y casi 300 especies que requieren protección. Estas incluyen el coral negro (Antipathes subpinnata), el coral rojo (Corallium rubrum) y la caracola tritón (Charonia lampas) entre otras. Durante sus expediciones los buzos de Oceana hallaron además nidos de peces centracántidos (picareles y chuclas), campos de ofiuras que se concentran por miles sobre los fondos detríticos y jardines de gorgonias. Estas especies y hábitats están siendo amenazados por el fuerte impacto del arrastre de fondo, en especial en las zonas situadas al norte y al este del archipiélago, que ha dañado ya algunos de los lechos con mayor biodiversidad y ha sido motivo de la reducción del coralígeno, el maërl y las laminarias de la zona.Foto ZOEA Mallorca

Por ello, Oceana propone la ampliación del Parque hacia el este y hacia el sur, ya que es allí donde se concentra la mayor biodiversidad. Esta propuesta busca un equilibrio entre los resultados de conservación a obtener, una extensión asumible con los medios de gestión del Parque Nacional, y evitar extender de manera excesiva las restricciones de las actividades humanas, propias de la calificación de Parque Nacional. El oceanógrafo mallorquín Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana en Europa, explicó que “el proyecto no supondría un incremento de los costes y en cambio daría a Baleares el que posiblemente sería el mayor parque nacional del Mediterráneo”.

 

CÉLEBRE APOYO

Alexandra Cousteau, submarinista profesional y asesora de Oceana, visitó Baleares en apoyo a esta propuesta. Su visita tuvo lugar justo 36 años después de que lo hiciera su abuelo Jacques Cousteau a bordo del Calypso, y señala “Cuando mi abuelo visitó la isla de Cabrera hace tres décadas, expresó su preocupación de que fuera demasiado tarde para protegerla. Pero ahora sabemos que el mar puede recuperarse si se actúa a tiempo, y tenemos el deber de conservar lugares que antes eran desconocidos o cuya importancia pasaba desapercibida”. Alexandra es una entusiasta defensora del medio ambiente y promueve la importancia de la conservación, recuperación y manejo sostenible de los recursos acuáticos en favor de un planeta saludable y de una sociedad productiva. 

Durante su visita, Alexandra y el equipo de Oceana bucearon con ZOEA Mallorca como parte de la campaña y se reunieron con pescadores artesanales de la zona, así como con ejecutivos del Gobierno Balear para presentar formalmente la propuesta. Por su experiencia como activista medioambiental y submarinista en distintos lugares del mundo, Cousteau considera que Cabrera es un caso de estudio y es preciso avanzar en su protección en lugar de retroceder, ya que en toda la zona existe una alta biodiversidad en comparación con otras muchas áreas del Mediterráneo occidental, y es muy preocupante la desaparición de valiosos fondos marinos por  técnicas pesqueras destructivas y basuras.

 Buceo Cabrera Mallorca

¿PARAISO PARA BUCEADORES?

ZOEA Mallorca, dirigida por el biólogo y submarinista profesional Luis Comenge, dio apoyo a la campaña ofreciendo su plataforma de buceo para las inmersiones, como lo ha venido haciendo en otras ocasiones con la organización Oceana. ZOEA Mallorca promueve activamente la conservación del medio marino y según opina Luis, “El buceo recreativo no solo no daña el medio ambiente sino que es escrupulosamente respetuoso con el fondo marino. Nuestro objetivo es la pura observación, no suponiendo ningún peligro para la conservación del mismo. Es de destacar la enorme labor de difusión del respeto y protección del medio marino que se hace desde los Centros de Buceo Turístico Recreativos”.

El submarinismo es una actividad turística ambientalmente responsable de tipo contemplativo que tiene el fin de observar y apreciar los atractivos naturales, tiene bajo impacto ambiental y propicia la participación activa de las poblaciones locales favoreciendo un modelo de desarrollo sostenible del entorno. Por ello está categorizada como “actividad de ecoturismo”. Este tipo de actividades aportan beneficios directos e indirectos a las áreas protegidas, ya que además de las aportaciones económicas directas, contribuyen de forma indirecta a la conservación a través de su labor de concienciación, educación e información acerca de los hábitats y especies de interés.

La Asociación de Centros de Buceo de Mallorca ha propuesto una serie de cambios al plan gestor del Parque Nacional de Cabrera que supondría el impulso de un sector turístico cuyo crecimiento beneficiaría directamente al Parque. Como puntos a destacar, se propone la creación de una autorización anual para los centros de buceo que lo soliciten, cuyas tasas se abonarían al final de año según el número de veces que el centro haya accedido al parque, así como ampliar a 33 los puntos de inmersión balizados, cada uno con un máximo de 20 buzos permitidos a la vez. “En la reserva marina de Las Islas Medas, un ejemplo de Gestión Medioambiental, con una superficie 60 veces más pequeña que Cabrera se permiten 500 buceadores al día y hay 10 puntos de buceo autorizados y balizados, mientras que en Cabrera hay sólo 4 puntos y se permiten sólo 40 buceadores” señala Luis. Cabrera es un gran atractivo para el buceo turístico, sector que a su vez podría contribuir al mantenimiento del Parque, dado que los centros de buceo estarían dispuestos a pagar 2 euros de tasa por buceador. Asimismo, un incremento de afluencia de buceadores supondría un aumento de empresas del sector, lo cual contribuiría a la creación de puestos de trabajo y traería riqueza para la zona. Todo esto sin coste alguno, ni económico, ni medioambiental.

 Foto ZOEA Mallorca

PROTECCIÓN EFICAZ

Las áreas marinas protegidas son “islas” representativas de los ecosistemas marinos en estado casi original. Pero las medidas de protección pueden resultar inadecuadas si no cubren un área suficientemente amplia como para abarcar los ecosistemas de interés, o si la vigilancia ambiental es escasa, ya que la mera legislación no logra impedir la destrucción de las especies y hábitats que se pretenden conservar. Por lo tanto, los esfuerzos deben ser dirigidos estratégicamente a estimular las actividades que más favorezcan la conservación, a lograr una vigilancia eficaz y a elaborar unas normas que integren los intereses medioambientales con los usos sostenibles del medio marino y terrestre.

La propuesta de Oceana se basa en estudios científicos rigurosos e incluye la necesidad de una vigilancia más eficaz sin que esto conlleve aumentar los costes. A su vez, los centros de buceo proponen cambios en las restricciones actuales que supondrían un beneficio económico para el parque sin perjuicios para el medio marino. Ambas, propuestas que deberían ser consideradas muy seriamente por las autoridades del Gobierno Balear. Según las últimas noticias los representantes de Oceana, con el apoyo de Alexandra Cousteau, recibieron una respuesta positiva por parte del presidente del Ejecutivo balear José Ramón Bauzá, durante la reunión de presentación de la propuesta, quien afirmó que el proyecto le parecía muy interesante, ya que puede beneficiar a todos los sectores.

Desde ZOEA Mallorca deseamos que así sea, y seguiremos defendiendo el medio marino y apoyando a Oceana en este proyecto y en otros futuros. Queremos agradecer a su Director Xavier Pastor, a los fotógrafos Carlos Minguell y Enrique Talledo y al resto del equipo de Oceana por contar, una vez más, con ZOEA Mallorca.

Más información: www.oceana.org

Fotos de la Cueva de la Ventana, con el grupo de Norwaydive, Sa Nostra y ZOEA.


diving dragoneradiving octopussnorkeling el ToroUnderwater Photografydiving landscapeZeus Faber diving el Toro

TEC DivingTEC REC Buceo tecnicoBuceo Técnico en ZOEA

Diving MallorcaBuceo MallorcaTauchen MallorcaDiving in DragoneraBuceo en DragoneraBuceo DivingDiving Tauchen

diving ZOEA Mallorca