Está pequeña isla situada al este de Cabrera fue abierta al buceo en el año 2007 con el objetivo de las autoridades del Parque de Cabrera rotar las zonas de buceo. Ese mismo año se abrió al buceo también un punto en la Isla de Conejera y el Pecio del Ana Rosa.

La inmersión se realiza dando la vuelta completa a la isla. El barco fondea sobre una plataforma rocosa situada entre la Ses Bledes y la isla de Cabrera a una profundidad de 12 metros más o menos. Lo primero que sorprenderá al buceador es la impresionante visibilidad, la limpieza de las aguas y el fondo inalterado. Un ejemplo de ello es la salud de la pradera de posidonia. Una vez sobre la plataforma dejaremos la isla a nuestro costado derecho durante toda la inmersión. A medida que avanzamos iremos ganando profundidad hasta alcanzar, dependiendo de la experiencia de los buceadores, los 25 metros. La profundidad máxima en la parte externa de la isla de Ses Bledes alcanza los 40 metros.

En los primeros minutos encontraremos un gran banco de barracudas que nos dejan acercarnos bastante a él. Los primeros meros irán apareciendo y a medida que pasen los minutos y nos acerquemos al extremo de la isla irán ganando tamaño. No hay buceador que no se sorprenda antes estos magníficos ejemplares. En la pared, buscando refugio entre las grietas, morenas y cigalas mallorquinas son vistas asiduamente. No es raro además cruzarnos con alguna raya durante la inmersión. Una vez en el otro lado de la isla el fondo rocoso va perdiendo profundidad y una nueva pradera de posidonia gana terreno.

Los últimos 10 minutos de la inmersión se realizan a una profundidad de 6 metros en el canal que separa las dos islas. Allí nos acompañaran bancos de salpas, variadas y ocasionalmente verderoles que acercan a cazar alevines.  

Especies: morenas, cigalas, salpas, barracudas, meros, verderoles

 

Prof. min: 6 metros

Prof. max: 40 metros