Este cabo, situado en la entrada al puerto natural de Cabrera, es la zona de buceo más antigua y conocida desde la creación del Parque Nacional.

La inmersión empieza en una pequeña cala situada cerca de la punta donde se fondea el barco de buceo. Ni bien los buceadores entran en el agua, podrán observar los primeros meros que salen al encuentro de buceador. A lo largo de los años han perdido el miedo y han ganado en curiosidad. La visibilidad es perfecta y alcanza fácilmente los 40 metros.

Fuera de la cala, la inmersión se hace a lo largo de la pared que lleva hasta el cabo. Rápidamente se gana profundidad alcanzando fácilmente los 30 metros o más. A medida que aumenta la profundidad se observarán meros de gran tamaño y un gran banco de barracudas. Cerca de la punta, es común observar dentones surcando el azul en busca de alimento.

De regreso por la pared, bancos de Corvinas y gran cantidad de Nudibranquios, especialmente Flabelinas y Cratenas se encuentran fácilmente en el fondo rocoso. 

 Especies: meros, nudibranquios, dentones, barracudas, corvinas

   

Prof. min: 6 metros

Prof. max: 32 metros